Vasitos de foie y quicos

#Aperitivos, entrantes y tapas 10 marzo 2021


Vasitos de yogur con foie y mermelada de frutos rojos


un entrante riquisimo que podemos servir en cualquier ocasión, y el foie por si solo si es de calidad ya es el protagonista principal de esta receta, espectacular.



Ingredientes:
• Un puñados de kikos
• 200 g de bloc de foie gras de canard a temperatura ambiente
• 2 yogures griegos naturales sin azúcar
• 30 g de vino dulce de moscatel
• Mermelada de frutos del bosque o similar
Elaboración:
1.    Triturar los kikos en velocidad 3 unos segundos, aunque os recomiendo mejor usar un mortero y hacerlo a mano, pues no deben de quedar completamente triturados, sino en trocitos.
2.    Introducir en el vaso el foie, los yogures y el vino. Mezclar 20 segundos en velocidad 3.
3.    Echar en cada vaso una base de mermelada y añadir encima el relleno anterior. Decorar con los kikos y servir.

Consejos y trucos:
• Os recomiendo que el yogur sea griego cremoso, aporta mucho mas volumen a la mezcla y el foie que sea de buena calidad.
• La cantidad de vasitos que puede salir con esta receta es variable, según el tamaño del vaso. Con los vasos que veis en la fotografía me salieron 9 unidades.
• Para que resulte más fácil rellenar los vasos, os aconsejo usar manga pastelera desechable, sin boquilla o con una boquilla redonda grande. Podéis usar la manga tanto para la mermelada como para la mezcla de yogur y foie.
• Si queréis que todos los vasos queden exactamente iguales de cantidades, tenéis que echar primero la mermelada pesándola y luego lo mismo con el yogur de foie. Me explico, ponéis un vaso en la balanza y por ejemplo, echáis 20 g de mermelada y después 75 g de yogur. Con estas medidas rellenáis el resto de vaso. Las medidas son orientativas, pues según sea el recipiente que vais a usar, necesitaréis echar menos o más cantidad.
• Este aperitivo se puede montar con antelación. Podéis rellenar los vasos y guardarlos en el frigorífico tapados con film transparente sin los kikos hasta el momento de servir, pues sino cogerían humedad y quedarían blandos.