Caqui. Fruta otoñal. Beneficios y Receta Mermelada

#Confitería y conservas 22 octubre 2017


Su composición es distinta en función de la variedad que se trate (clásico-persimon), pero todos ellos tienen en común su elevado contenido de agua.


Aporta una cantidad importante de hidratos de carbono (fructosa, glucosa) y escasa de grasas y proteínas, por lo que su valor calórico es bastante elevado respecto a otras frutas.


En cuanto a su aporte de fibra, contiene pectina, de tipo soluble, en cantidad moderada.


Respecto de su contenido de vitaminas y minerales, destaca la provitamina A o beta-caroteno, que le confiere al fruto su color característico, la vitamina C y el potasio. El beta caroteno se transforma en vitamina A en nuestro organismo conforme éste lo necesita. La vitamina A es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico.


La vitamina C interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones. Ambas vitaminas, cumplen además una función antioxidante.


El potasio, es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.


En menor proporción se encuentran ciertas vitaminas del grupo B (B1, B2, y B3) y los minerales, calcio, fósforo, hierro y sodio.


Las vitaminas A y C, como antioxidantes, contribuyen a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer. Su riqueza en pectina los hace recomendables para tratar el estreñimiento, eso sí, en su punto de sazón. Además, por su riqueza en potasio y bajo aporte de sodio, resultan muy recomendables para aquellas personas que sufren de hipertensión arterial o afecciones cardiovasculares.


Su contenido de potasio, deberán tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas especiales controladas en este mineral.


Por todo ello, os invito a consumir esta vistosa fruta y os propongo una mermelada.




Ingredientes: (para 2 botes)


– 800 gr. de caquis pelados


– 300 gr. de azúcar


– 20 gr. de zumo de limón


Preparación:


1. En el vaso de la Thermomix® ponemos los caquis, el azúcar y el zumo de limón. Trituramos durante 30 segundos, a velocidad progresiva 5-7-10.


Seguidamente, programamos 25 minutos, temperatura varoma y velocidad 2½.


Transcurridos los primeros 10  minutos, quitamos el cubilete y colocamos el cestillo sobre la tapa para que evapore mejor.


Comprobamos que tiene el espesor que queremos echando una cucharada en un plato. Enseguida se enfría y podemos comprobar qué espesor va a tener el resto de la mermelada cuando esté completamente fría. Si nos gusta más espesa, programamos 5 minutos más, a la misma temperatura y velocidad.


Vertemos en los tarros de cristal, dejamos que enfríe, tapamos y guardamos en el frigorífico.


A Disfrutarla en un sano desayuno acompañado de una tostadita de pan o para acompañar con un queso curado o bien para untar un bizcocho básico.