Tarta de requesón y miel con flores dulces

#Postres y dulces 03 febrero 2015

Tarta de requesón y miel con flores dulces

 

Hay que ir preparando "San Valentín" . Os presento esta tarta de requesón y miel. Sencilla y con un sabor delicioso y una textura muy cremosa, y la hemos vestido con unos pétalos de rosa escarchados, una decoración preciosa, que funciona en cualquier ocasión y se hace rapidísimo.

La receta de esta tarta os puede parecer larga pero no es así, porque en realidad lo que tiene son varios tiempos de reposo. El tiempo de trabajo real es poquito, unos 15 minutos contando con la decoración y os aseguro que el resultado es estupendo, como parte de una merienda o un postre ideal para celebrar este San Valentín. Así que no me lío más y os dejo ya con la receta, ¡espero que os guste!

TARTA DE REQUESÓN Y MIEL CON FLORES DULCES

Ingredientes para un molde de tarta de 23 cm de diámetro y fondo desmontable:

Para la masa quebrada (patê sucrée):

200 gramos de harina floja o de repostería

100 gramos de mantequilla

1 huevo

50 gramos de azúcar glass

1 pizca de sal.

Para el relleno:

250 gr de requesón

100 gr de queso crema, tipo Philadelphia

120 ml de nata 35,1% M.G.

2 yemas de huevo + 1 huevo entero L

25 gr de azúcar glas

4 cucharadas de miel + 2 cucharadas extra para servir

Para los pétalos de flores dulces para decorar:

Pétalos de flores, pueden ser rosas o violetes ( compradlos que sean comestibles)

1 clara de huevo, mejor pasteurizada

Azúcar

Preparación:
Primero haremos los pétalos de flores dulces, para que tengan tiempo de secar antes de decorar la tarta.

Para ello hay que empezar lavando los pétalos uno a uno y con cuidado, secándolos bien con papel de cocina y poniéndolos en la superficie de trabajo encima de papel de hornear. Después, batir ligeramente la clara de huevo hasta que se vea espumosa. Poner unos 100 gramos de azúcar en un plato y dejarlo al lado de la clara de huevo. Cogemos un pétalo, mojamos con un pincel  la clara de huevo y pintamos con la clara toda la superficie del pétalo, por delante y por detrás, y seguidamente lo rebozamos con cuidado y por todos lados en el azúcar. Pasamos el pétalo escarchado a una rejilla para pasteles y repetimos el proceso hasta que tengamos listos todos los pétalos. Dejar secar los pétalos unas 4 horas antes de usar, aunque lo ideal es hacer este paso la noche antes.

Para hacer la masa quebrada.

Ya os he comentado en otras ocasiones que la elaboración de esta masa es muy sencilla, pero recordamos que  hay que trabajarla muy poco para que resulte granulosa, sólo hay que mezclar los ingredientes lo justo y tanto el huevo como la mantequilla tienen que estar recién salidos del frigorífico.

1.-Incorpora los ingredientes en este orden en el vaso, primero la harina, después la mantequilla cortada en dados y fría, el huevo, el azúcar y la sal.

2.-Bate a velocidad 4 durante 15 segundos y listo.

3.-Retira la masa quebrada del vaso de la Thermomix® y haz una bola con ella sin manosearla demasiado. Envuélvela con film transparente y déjala en el frigorífico durante una hora para que tome consistència.

4.-Mientras la masa reposa, preparar el molde engrasándolo bien con mantequilla. Sacar la masa de la nevera, estirarla con el rodillo entre dos papeles de hornear (se pega bastante) hasta un grosor de unos 4 mm. Quitar uno de los papeles de hornear, volcar la masa sobre el molde y retirar el otro papel de hornear. Con las yemas de los dedos, presionar ligeramente la masa contra el fondo y los bordes del molde, procurando que quede lo más lisa y uniforme posible. Quitar la masa sobrante pasando el rodillo por encima del borde del molde, haciendo una ligera presión. De esta forma, quitamos el exceso de masa y nos queda un borde regular. Tapar el molde forrado de masa con plástico de cocina y dejar reposar en la nevera 20 minutos.

5.-Precalentar el horno a 180 ºC. Sacar el molde de la nevera, quitar el plástico de cocina y hornear “a ciegas” la masa durante 15 minutos. Para hornear “a ciegas” hay que cubrir la masa con un círculo de papel vegetal un poco más grande que el molde y poner encima del papel una capa de legumbres secas o unos pesos específicos para este uso. De esta forma la masa se cuece parcialmente manteniendo la forma. Una vez horneada, retirar las legumbres o pesos y el papel vegetal y reservar mientras hacemos el relleno, así que no apaguéis el horno. Y no tiréis las legumbres, porque una vez frías las guardáis en un bote y os valen para el mismo uso cuando las necesitéis.

Para hacer el relleno
1.- Introducimos en el vaso el requesón, el queso crema, la nata líquida,las yemas de huevo, el huevo entero, el azúcar glas y las 4 cucharadas de miel y programa mos 3 minutos velocidad 3.

2.-Pasar el relleno al molde con la masa cocinada y meter en el horno a la misma temperatura durante 30 minutos aproximadamente, hasta que se vea cuajada.

3.-Desmoldar en una rejilla y dejar enfriar. Antes de servir, decorar con las 2 cucharadas de miel y los pétalos de flores dulces.

Y lo que os sobre dura 24 horas en la nevera en un recipiente hermético.

Tarta de requesón y miel con flores dulces